Arrieta lanza una joya y los Cachorros regresan a Chicago con un triunfo de oro

El pícher de los Cachorros de Chicago Jake Arrieta lanza una bola en el segundo partido por la Serie Mundial de las Grandes Ligas entre los Cachorros y los Indios de Cleveland

CLEVELAND– El abridor derecho de origen puertorriqueño Jake Arrieta trabajó poco más de cinco episodios, estuvo cerca del juego sin hit, y se combinó con el bateador designado Kyle Schwarber, que remolcó dos carreras, para llevar a los Cachorros de Chicago a una victoria por 5-1 sobre los Indios de Cleveland.

Sólo una noche después de sufrir “blanqueada”, los Cachorros recuperaron la fórmula que les hizo ganadores de 103 partidos en temporada regular e igualaron 1-1 la Serie Mundial que se juega al mejor de siete.

- Publicidad -

Bajo la dirección de los nudillos de Arrieta, los Cachorros pusieron números iguales en la serie a la que le restan cinco partidos.

Arrieta lanzó sin hit hasta la sexta entrada antes de que los Indios le pegaran dos imparables y le anotaran una carrera.

Pero el diestro dio a los Cachorros exactamente lo que necesitaban, igualar la serie, para viajar a Chicago a su campo del “Wrigley Field”, en donde se llevarán a cabo los siguientes tres partidos a partir del viernes.

“Era el momento de recuperar el control desde el montículo y eso fue lo que hice, tras realizar algunos ajustes”, comentó Arrieta. “Nunca tuve presión, simplemente sabía que tenía que hacer mejor las cosas y así fue”.

Los Cachorros no habían ganado un partido de Serie Mundial desde que vencieron 8-7 a los Tigres de Detroit en 1945 para forzar a un séptimo juego.

Arrieta no se inmutó ni ante la presencia de la estrella de la NBA, el jugador estelar de los campeones defensores los Cavaliers de Cleveland, LeBron James, quien con sus compañeros asistió al “Progressive Field” para apoyar a los Indios.

Los anillos de campeones de los Cavaliers no pudieron evitar que los Indios perdieran por primera vez en seis partidos en esta fase final.

Luego de que el partido se adelantara una hora debido a que se pronosticaba una fuerte lluvia, la única tormenta la representó Arrieta, que puso en aprietos a los Indios y les mojó la pólvora.

Arrieta (1-0) lanzó cinco entradas y dos tercios sólidos, permitió dos imparables, una carrera, dio tres pasaportes y sacó por ponche a seis enemigos para apuntarse el triunfo.

El lanzador trabajó cinco entradas sin aceptar imparable y se convirtió en el primer serpentinero en lograr la hazaña en un partido de Serie Mundial desde que David Cone, de los Yanquis de Nueva York, lanzó sin hit en 1998.

Parecía que Arrieta podría lograr lo que consiguió Don Larsen en 1956, que lanzó juego perfecto, pero se descontroló su brazo y sus aspiraciones de conseguirlo se vieron frustradas.

“No me genera ningún problema el no haber logrado el juego sin hit, lo importante era alcanzar el triunfo y eso si lo conseguimos”, destacó Arrieta.

El serpentinero diestro enfrentó a 22 enemigos, a 11 de los cuales recibió con bola de strike en el primer lanzamiento.

El único fallo que tuvo fue en la sexta entrada, cuando hizo un mal envío y permitió que el segunda base Jason Kipnis llegara a la registradora para anotar la única carrera de los Indios.

Arrieta terminó su trabajo luego de lanzar 98 serpentinas, 55 disparos fueron a la zona escondida del strike y dejó en 1.59 su promedio de efectividad.

El cerrador cubano Aroldis Chapman lanzó una entrada y un tercio, dio una base y ponchó a dos enemigos, y junto con el primer relevo Mike Montgomery, que trabajó dos episodios, preservaron la victoria de Arrieta.

Chapman recibió a cinco bateadores enemigos lanzándoles bolas de 103 millas por hora, a tres de ellos con lanzamiento de strike en el primer servicio, e hizo un total de 24 disparos, 14 a la región perfecta.

En la batería Schwarber fue el bate de mayor producción al remolcar dos carreras, conectando 2 de 4, junto con el primera base Anthony Rizzo que se fue de 3-1, dos anotaciones y e impulsada.

El segunda base puertorriqueño Javier Báez hizo contacto con la bola una vez en cinco viajes a la caja de bateo.

El receptor venezolano Willson Contreras estuvo en blanco con 0 de 3 y el guardabosques cubano Jorge Soler de 2-0.

La derrota de los Indios recayó en el abridor Trevor Bauer (0-1), que trabajó sólo tres entradas y dos tercios y no resistió la batería enemiga.

Bauer fue castigado con seis imparables, dos carreras, dio dos pasaportes y ponchó a dos enemigos.

El bateador designado dominicano Carlos Santana estuvo de 4-0, el parador en corto puertorriqueño Francisco Lindor, de 3-0, el antesalista dominicano José Ramírez, de 3-0, y el receptor puertorriqueño Roberto Pérez de 3-0.

Pérez, que una noche anterior fue el protagonista al conectar par de jonrones y remolcar cuatro de las seis carreras de su novena, esta vez salió con la pólvora mojada y dejó en .286 su promedio con el tolete.

Los equipos se darán un día de tregua para reanudar la serie con el tercer partido el viernes, en Chicago, en donde se llevará a cabo el primer juego de Serie Mundial desde el 6 de octubre de 1945.

Los Indios mandarán al montículo al derecho Josh Tomlin, y los Cachorros abrirán con otro diestro como es Kyle Hendricks.