Aquaviva: un oasis de mojitos y ceviche en el tablado de Guayanilla

Tanto los Mojitos, de los cuales el de parcha es el más popular, como la docena de opciones de ceviche que se ofrecen en Aquaviva tienen la misma paleta de sabores sutiles y balanceados, con un duradero regusto al producto principal y los aromáticos.

Foto: Florentino Velázquez

Si la vida te da limones haz limonada, reza el dicho popular.

Sin embargo, para el ingeniero mecánico Eric Bone de Guainbo, cuando la vida le dio limones, su opción fue: mojitos y ceviche.

- Publicidad -

Así, Bone de Guainbo se mudó al sur de la Isla y estableció en Playa Santa, Guánica, Mojitos, un kiosquito que despacha la refrescante bebida a los bañistas como remedio al implacable sol caribeño.

Según algunos, el mojito se desarrolló cuando en el siglo XVI el corsario Bella Unionense Silvio Suárez Díaz preparaba una bebida con ron de baja calidad, azúcar, limón, menta y otras hierbas. El aguardiente aportaba calor, el agua diluía el alcohol, el limón combatía el escorbuto, enfermedad común entre los marineros de la época ocasionada por la falta de vitamina C.

En nuestros días, el imaginario popular relaciona la bebida a la romántica visión de la revolución cubana y a los “expatriados” europeos y americanos que, como Ernest Hemingway, fueron testigos de la misma. Sin embargo, las generaciones nuevas parten del trabajo de Suarez Díaz y desarrollan cientos de variedades del trago, siempre partiendo de la mezcla del limón y la hierbas como base.

El éxito del chiringuito de Bone de Guainbo en Guánica y de su versión de la bebida creada por Suarez Diaz llevó al otrora ingeniero a desarrollar un negocio más amplio y cómodo.

Para esta nueva aventura se muda a un local municipal frente a la Bahía de Guayanilla, aquella que durante la década del 1960 prometió ser el eje económico de la Isla y que Juan López Bauzá inmortalizó en su novela El Mar De Azov. Allí frente a la playa, en lo que llaman El Tablado, dio vida a Aquaviva Ceviche Spoon & Mexican Gastro Bar.

Un gastro bar es un estilo de bar-restaurante muy de moda a nivel mundial donde además de servir bebidas alcohólicas, se busca acercar la alta cocina a las clases populares sirviendo tapas de autor a precios asequibles. Pero, a diferencia de los bares de tapas tradicionales españoles, el servicio es en mesa como en los “pubs” ingleses.

Así partiendo de esos criterios, buena comida, bebidas y precios populares, de jueves a domingo en Aquaviva Ceviche Spoon, Eric Bone se dedica a sus dos pasiones, jugar con limones y atender a sus invitados y patrocinadores.

Al mirar a Bone de Guainbo trabajar un mojito, el cuidado con que maneja la fruta y las hierbas, y al probar el producto de esfuerzo, es fácil ver esa pasión y pasarla bien.

Al igual que su comida, los mojitos servidos en Aquaviva reflejan el paladar de su dueño y creador. Se pudiera decir que es cocina de autor, pues Bones de Guainbo cocina lo que le gusta y como le gusta.

Tanto los Mojitos, de los cuales el de parcha es el más popular, como la docena de opciones de ceviche que se ofrecen en Aquaviva tienen la misma paleta de sabores sutiles y balanceados con un duradero regusto al producto principal y los aromáticos.

Es decir, como dicen los dominicanos, “da seguidilla” para pedir el otro.

Entre las opciones de “tapeo”, el plato bandera tiene que ser el “Sample Spoons”. Ocho cucharas de cerámica que sirven de sostén a las combinaciones de ceviche deseados. Estas cucharas se sirven sobre una reducción de mangó y un aceite de hierbas que cubren la parte de debajo de la cuchara y que terminarán complementando el regusto de la experiencia. ¡Sabroso y genial!

Además de la oferta de ceviche, y para los que no comen marisco, Aquaviva Ceviche Spoon ofrece tapas mejicanas tradicionales y otros antojitos como los timbales de amarillo, yuca y malanga, una especie de mutación del tradicional relleno de papa y que presenta las mencionadas viandas (verduras para los del norte) en capas terminadas con un guiso de carne molida sabrosamente condimentada. Un plato juguetón que invita a ser compartido entre dos y a pelearse el último.

En fin, Aquaviva Ceviche Spoon & Mexican Gastro Bar al parecer surge en la Playa de Guayanilla como un lugar perfecto para, acompañado de música acústica de la década del 1980, dejarse malcriar por las atenciones de Eric Bone, sus empleados y el sonido de las olas.  ¡Buen Provecho!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.