Aplausos para quienes dignifican y engrandecen la cultura

La Feria de Artesanías de Ponce se enriquecerá además con los ritmos del Conjunto Mapeyé, el grupo Esencia y Plenéalo.

Foto archivo

Él se crió escuchando bomba en cada rincón de su natal barrio Bélgica, mientras que ella jugueteaba entre los lienzos de su padre, el pintor.

A él se le va la mente al sonar los cueros, y ella sonríe al dibujar ángeles y vírgenes hasta en tercera dimensión.

- Publicidad -

Y es el amor patrio que los une, a cada cual por su labor. Es por eso que Waded Alvarado Salas y José Luis Archeval Rodríguez se encontraron frente a frente, sin saber la razón.

Estos virtuosos ponceños fueron seleccionados por el Centro Cultural Carmen Solá de Pereira en Ponce, institución que rendirá tributo a sus respectivas aportaciones durante la 44ta. Feria de Artesanías y 33ra. Muestra de Arte, a celebrarse desde este viernes 13 hasta el domingo, 15 de abril en la Plaza Las Delicias.

Waded fue escogida como artista plástica del año y a José Luis se le reconoce por su aportación en la enseñanza y transmisión de la bomba puertorriqueña, a través de la Escuela de Bomba y Plena Isabel Albizu Dávila.

Durante el evento también se reconocerá la trayectoria de la artesana ponceña, Migdalia Ramírez Correa y del radiodifusor Alfonso “Tuto” Giménez Porrata, propietario de la radioemisora WPAB 550 AM.

“Es bien bonito, porque a pesar de que en la trayectoria como artista te hagan reconocimientos fuera de tu pueblo, cuando es en tu pueblo, no importa el reconocimiento que sea, tiene más valor porque es tu gente, las personas allegadas a ti, esos que te han visto crecer como artista”, expresó Alvarado Salas, hija del artista William Alvarado, propietario de la Galería Bucaná.

Con 33 años de experiencia en las artes plásticas, Waded es la única puertorriqueña que tiene una certificación del Vaticano. Esto, dado a que los sacerdotes escolapios “me encargaron una obra que el Vaticano le entregó a un santuario de España y una obra que se utilizó como tarjeta de Navidad de los escolapios para todo el mundo”.

Mientras que para el maestro bombero José Archeval, el homenaje a su trabajo voluntario representa un reconocimiento al género musical más antiguo en el país y, a su vez, a las personas que se han integrado al esfuerzo que hace décadas encarnó la matriarca de la bomba, doña Isabel Albizu.

“Es un reconocimiento al género de la bomba que en Ponce estaba bastante rezagado, comparado con otros pueblos, como por ejemplo en Mayagüez que vi mucho apoyo. Y si yo me hago llamar bombero, me llaman  plenero, pienso que es mi responsabilidad trabajar en mi pueblo, que fue lo que me despertó la motivación”, confesó el gestor cultural que por muchos años se ha encargado de inculcar el aprendizaje de la bomba en discípulos de todas las edades.

Otra de las homenajeadas es la artesana residente en Juana Díaz, Migdalia Ramírez Correa, quien se destaca en el renglón de joyería en semillas como mato rojo, mato amarillo, camándula y calabaza, entre otras. Aunque reveló que tras el paso del huracán María, tuvo que explorar los desechos marinos, ya que la materia prima estuvo escasa.

“Después de los huracanes Irma y María nada es igual, y por eso le doy las gracias al Centro Cultural, porque con esta feria nos da la oportunidad a los artesanos de mover nuestros trabajos. Pensé que la feria no se iba a dar, pero gracias a Dios y al compromiso de estas personas estamos aquí, porque hay artesanos que viven de esto y es bien cuesta arriba”, resaltó Ramírez, una maestra jubilada que descubrió un nuevo estilo de vida en el arte popular.

Por su parte, Ana Iris Torres Torres, presidenta de la Junta de Directores de la institución cultural, resaltó la selección del radiodifusor Alfonso “Tuto” Giménez como parte del grupo de homenajeados.

“Agradecemos la solidaridad brindada por don Tuto Giménez, que por tantos años nos ha dado un apoyo incondicional mediante la difusión de nuestras actividades, no solo a través de la programación, sino con su presencia en gran parte de nuestros eventos”, señaló.

Ana Iris también confirmó la participación de 150 artesanos en distintos renglones, así como la presencia de decenas de artistas plásticos que transformarán la icónica plaza de Ponce en una galería sin paredes.

“El trabajo ha sido duro, pero nos sentimos satisfechos de la respuesta asertiva que hemos tenido de los artesanos. Para muchos esta feria significa la plaza de trabajo más importante del año, y más ahora que las posibilidades para ganar el pan con el producto de su trabajo son cada vez menores”, agregó la promotora cultural.

Para esta edición, los asistentes no solo podrán deleitarse con los trabajos artesanales y obras de arte, sino que paralelamente se realizará una feria de salud el viernes desde las 9:00 de la mañana.

“El viernes tendremos la bienvenida a cargo del grupo Tres Panderos, luego habrá un taller demostrativo, el Coro de la Escuela Superior Dr. Pila, el Conjunto Cuerdas Punteadas, el Coro de la Escuela Superior Ponce High, la Tuna de la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica, la Escuela de Bomba y Plena Isabel Albizu y el Colectivo Umoja”, agregó Ana Iris.

A las 6:30 de la tarde subirá a tarima la trovadora Belén Marie Velázquez Torres y su grupo Sentimiento Boricua, cerrando el Conjunto Mapeyé a las 8:00 de la noche.

Desde las 10:00 de la mañana del sábado, habrá talleres de cestería a cargo del “Rey del Bejuco” Edwin Marcucci y José Sotomayor.

Luego se presentará la Steel Band del Instituto de Música Juan Morell Campos, el declamador de poesía negrista Carlos Cruz, el Centro de Danza, Conciencia y cerca de las 8:00 de la noche se presentará el grupo Esencia.

A partir de las 11:00 de la mañana del domingo continuarán los talleres demostrativos, a la 1:00 de la tarde estarán en tarima la Orquesta de Muñequitos, Quique y los Cimarrones, y el grupo típico Boricua, quienes acompañarán a varios trovadores en un Pico a Pico. Y  para cerrar la fiesta cultural, sonará la música de Plenéalo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.