Imponen mordaza en la Agencia de Protección Ambiental federal

La Perla del Sur y el CPI han investigado la disposición inadecuada de sobre dos millones de toneladas de cenizas de carbón descartadas en la isla, así como la inacción de agencias estatales y federales, incluyendo la EPA.

Foto archivo

PONCE- La nueva administración del presidente Donald Trump ordenó este lunes que todo empleado de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) cese de inmediato su contacto con la prensa y se inhiba de hacer expresiones en las cuentas oficiales de las redes sociales.

La directriz, activa desde el mediodía del 23 de enero, aplica a las diez regiones de la agencia, a sus cuarteles centrales (headquarters) y será extendida hasta que se “emitan nuevas instrucciones”, expresó a La Perla del Sur una fuente de entero crédito.

- Publicidad -

La información fue corroborada esta semana cuando súbitamente fue cancelada una entrevista telefónica entre este semanario y la directora de la EPA en Puerto Rico, Carmen Guerrero Pérez. La misma fue programada semana y media atrás y se fijó para el lunes, 23 de enero, a la 1:30 de la tarde.

A insistencias de La Perla del Sur, la portavoz de la agencia federal en la isla, Brenda Reyes, se limitó a decir que la directriz se instruyó ese mismo día, sin ofrecer más detalles.

La situación coincide con la confrontación abierta entre la nueva administración federal y la prensa, desde que Trump asumió el poder el pasado viernes.

Por más de un año, La Perla del Sur y el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) han investigado la disposición inadecuada de sobre dos millones de toneladas de cenizas de carbón descartadas en la isla, así como la inacción de agencias estatales y federales, incluyendo la EPA.

¿Silencio por desmantelamiento?

La negativa de la EPA a atender cuestionamientos de la prensa ocurre al mismo tiempo que medios estadounidenses apuntan al desmantelamiento práctico de la agencia, mientras se flexibiliza una amplia gama de reglamentos existentes.

Durante la mañana del pasado lunes, medios de comunicación reportaron que la nueva administración pondera recortes ascendentes a más de $800 millones, únicamente en la EPA, al igual que cambios sustanciales a sus normas y reglamentos.

La información trascendió luego de que circulara un documento preparado por el equipo de transición en la agencia.

La suma incluiría recortes por $500 millones en asignaciones de la EPA a gobiernos estatales y locales, al igual que la eliminación de programas relacionados al cambio climático.

Semanas atrás, el presidente Trump causó revuelo al nominar a Scott Pruitt, un conocido oponente de las nuevas normas federales de protección ambiental, como director nacional de la EPA.

Más recientemente, se eliminó de la pagina oficial de Casa Blanca toda mención a iniciativas de protección ambiental vinculadas al cambio climático. El cambio ocurrió a solo minutos de la juramentación de Trump.

En su lugar, ahora se menciona que la nueva administración está comprometida con descartar la política pública del cambio climático trazada por el expresidente Barack Obama.