Alcaldesa de Ponce: Tarda años en corregir señalamientos de auditoría federal

La administración municipal tiene hasta el 31 de marzo para entregar evidencia del establecimiento de medidas correctivas. De lo contrario podrían afectarse asignaciones futuras.

Foto archivo

El Municipio de Ponce ha tardado más de cuatro años en cumplir con las exigencias de la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento Federal de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) para que contrate una firma de contabilidad que establezca un sistema confiable del manejo de los millones de dólares que recibe de esta agencia.

La información se desprende de comunicaciones que desde hace hace dos años y medio la agencia federal ha intercambiado con la alcaldesa María E. Meléndez Altieri y se relacionan a una auditoría de la OIG realizada en noviembre de 2012.

- Publicidad -

En ese entonces, la entidad fiscalizadora cuestionó 14 partidas del uso de $3.5 millones en años anteriores del Programa HOME.

Ultimátum

El mes pasado, Olga de la Rosa, directora de la Oficina de Planificación y Desarrollo Comunal de HUD en Puerto Rico, le dió un ultimátum a Meléndez Altieri para que cumpla con lo exigido y le concedió hasta el 31 de marzo para entregar evidencia del establecimiento de las medidas correctivas.

De lo contrario, advirtió la funcionaria, la ausencia tendrá consecuencias en asignaciones futuras.

Previo a esta correspondencia, el entonces director ejecutivo de la Secretaría de Vivienda y Desarrollo Socioeconómico del Municipio Autónomo de Ponce, Ian Carlo Serna, pidió por escrito el 16 de diciembre de 2016 que se le otorgara a la alcaldía una nueva prórroga hasta el 15 de marzo.

Carlo Serna renunció a su puesto para ocupar en la nueva administración gubernamental los puestos de director ejecutivo en la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe) y la Autoridad del Puerto de Ponce.

Hallazgos

Según consta en documentos de la HUD, la mayoría de los hallazgos fueron atendidos en el 2014, pero los restantes cuatro podrían conllevar sanciones adicionales de la agencia federal.

Entre los hallazgos de HUD figuraba la erogación de $327 mil para un proyecto de vivienda en el barrio Bélgica de Ponce al que se le habían asignado fondos desde el año 2001 y permanecía sin desarrollar en junio de 2012. Posteriormente, HUD confirmó que el proyecto se completó en el 2014 y benefició a nueve compradores de hogares.

El Municipio se allanó a otro de los hallazgos y se comprometió a devolver $269,850 del Programa HOME, aunque tardó meses en saldar la deuda.

En septiembre pasado, HUD aceptó la renuncia del ayuntamiento a la asignación de $159,635.39 que había sido incapaz de justificar como un uso adecuado, por lo que solo quedaban pendiente la contratación de un CPA y someter un itinerario para adoptar un sistema de administración financiera que cumpliera con los requisitos de la agencia.

De la Rosa notificó a Meléndez Altieri en octubre pasado que estaba a punto de referir el asunto al Departamento de Ejecución Departamental por el serio atraso para atender la exigencia.

Carlo Serna le respondió a HUD que el CPA consultor estaba “básicamente listo” para someter el plan contable en mayo del año pasado, pero el Departamento de Finanzas y Presupuesto de Ponce le notificó que en julio pasado estaba cambiando el sistema de administración de contabilidad de todas las dependencias municipales al de Rock Solid SIMA.

El cambio, según Carlo Serna, requeriría la conciliación de todas las cuentas y la validación de los datos, lo que tomaría por lo menos seis meses.

En su misiva, Carlo Serna anticipó que el Municipio podría realizar la evaluación para el 15 de marzo de este año, por lo que solicitó ese tiempo adicional para cumplir con las exigencias de la auditoría.

Además, pidió a HUD que considerara la implantación del nuevo sistema de administración de contabilidad como una acción correctiva para propósitos de la recomendación de la auditoría.