Alcaldes evalúan dispensa de JCA para crear “vertederos temporales”

Los ciudadanos podrían disponer de escombros, enseres y ciertos desperdicios sólidos no peligrosos en lugares destinados por los municipios para atender la basura generada después del huracán.

Aunque el huracán Irma causó estragos en algunas áreas de la Isla desde hace una semana, fue ayer lunes, que la Junta de Calidad Ambiental (JCA) anunció una dispensa para que los municipios afectados establezcan centros de acopio temporeros, donde los ciudadanos podrán disponer de ciertos desperdicios sólidos no peligrosos.

La comunicación cita el Referendum 17-16 del 5 de septiembre de 2017, el cual posibilita que por un periodo de 30 días los municipios puedan crear “vertederos temporales creados” para escombros y desperdicios de material vegetativo y/o enseres domésticos, entre otros, una vez la entidad gubernamental apruebe el permiso.

- Publicidad -

Empero, aunque el anuncio fue bien recibido por algunos alcaldes, otros manifestaron dudas en torno a las regulaciones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) para llevar a cabo la iniciativa y hubo quienes cuestionaron la eficacia de la JCA para manejar el asunto.

De otra parte, la mayoría de los municipios del área Sur de la Isla, no estaban al tanto de la gestión por parte de la agencia gubernamental. Ni la oficial de prensa de Ponce, Darisabel Texidor; ni el de Coamo, Ángel Rivera; ni la de Salinas, Lercy Pastrana; ni la de Santa Isabel, Velmarie Hernández; ni el propio alcalde de Peñuelas, Walter Maldonado Torres, tenían conocimiento de la medida.

Tanto así que el ejecutivo municipal peñolano expresó rotundamente “no tenía conocimiento de ello”. Asimismo, recalcó que verifica a menudo su correo electrónico y no había recibido “notificación alguna”.

Sin embargo, sostuvo, que la determinación de la JCA llegó tarde. El municipio comenzó a trabajar desde el día de los hechos y hemos estado recolectando el material vegetativo a las áreas pertinentes, explicó.

“No tuvimos una cantidad (grande) como en otras ocasiones. Fuimos a donde se tritura, en los garajes municipales, e hicimos la gestión rápido”, agregó, al tiempo que aclaró que no ha tenido acercamientos de ciudadanos inquiriéndole a dónde deben llevar enseres domésticos y/o escombros.

Por otra parte, el alcalde de Coamo, Juan García Padilla, manifestó también que la comunicación se demoró y “eso ya nosotros lo estábamos haciendo internamente”.

En Coamo, recalcó, el garaje municipal recibió el material vegetativo que se desprendió del área de la montaña, específicamente de la carretera PR-155 y la PR-143, para triturarlo y transportarlo al vertedero de Juana Díaz donde el ayuntamiento deposita sus desperdicios sólidos no peligrosos.

“Yo no tengo permisos para almacenar material, yo tengo que disponerlo”, insistió.

En esa línea de carencia de permisos y urgencia de regulación estatal y federal, la portavoz del municipio de Juana Díaz, Idelisa López, criticó la acción “abrupta” de la JCA y dijo que por el “poco impacto” de Irma en el pueblo, crear un centro de acopio “está descartado”.

López manifestó preocupación porque, según le dijo el alcalde, Ramón Hernández Torres, los vertederos temporeros requieren de unas regulaciones de la FEMA, asunto que no se menciona en la misiva de la JCA.

“Para hacer un centro de acopio hay que tener perímetro delimitado, no puede ser cualquiera. Se tiene que tener una persona constantemente mientras esté operando…es complejo, no es como que vayan y tiren la basura allí. Hay que tener un control, es peligroso sino es así. Puede hasta venir gente de otros pueblos a tirar basura allí y el costo para el Municipio puede ser inmenso”, abundó la portavoz, quien dijo que, desde el jueves previo al paso del ciclón, el municipio hizo las gestiones de limpieza y han continuado haciendo “todo lo que corresponda por la seguridad de los ciudadanos”.

En el caso de Salinas, la alcaldesa Karilyn Bonilla Colón también puntualizó que el “establecimiento de centros de acopio ya está contemplado dentro de los planes de emergencia que requiere Manejo de Emergencias Estatal y Federal”.

Sin embargo, en esta ocasión y de forma temporera, el ayuntamiento salinense estableció, desde la pasada semana, un Centro de Acopio de Material Vegetativo en los predios de la Cancha bajo techo Ángel Luis “Cholo” Espada, de acuerdo al Plan de Emergencia aprobado.

De igual forma, actuó el alcalde de Guayanilla, Nelson Torres Yordán, quien comunicó a través de su oficial de Prensa, Daniel Hernández, que lo que la JCA anuncia “no es nada nuevo”. “Eso lo revisa FEMA, antes de disponerlo final, para pagar por eso (por lo que haya invertido el ayuntamiento)”, opinó.

División partidista

Contrario a las expresiones de los alcaldes del Partido Popular Democrático, el alcalde novoprogresista de Guánica, Santos Seda Nazario, catalogó como positiva la determinación de la JCA y reveló que desde hoy, comenzará a trabajar un centro de acopio en el sector Vivones, del barrio Fraternidad.

“Ya se hizo todo el análisis de rigor, cumpliendo con todas las especificaciones, y debidamente segregados (los desperdicios) tal y como establece en la circular. Vamos a estar trabajando comunidad a comunidad con equipo pesado del municipio”, apuntó.

Este espacio, destacó el mandatario, funcionará de 7:00 de la mañana a 3:00 de la tarde, con “dos o tres camiones” del municipio.

En Santa Isabel, por otra parte, la oficial de Prensa del municipio, Velmarie Hernández, confirmó que el alcalde Enrique Questell Alvarado se acogerá a la dispensa; que el vertedero temporal será en La Playa. Sin embargo, no supo precisar en qué lugar específico ni cuántos camiones estarán disponibles, si alguno, o si los ciudadanos tendrán que llevar los desperdicios.

En el caso de Ponce, la oficial de Prensa, Darisabel Texidor, quedó en preguntarle al director de Obras Públicas sobre la carta de la JCA. Y en Yauco, el director de Política Pública, William Rivera expresó que “en estos momentos” el alcalde Ángel Luis Torres Ortiz no está considerando poner en vigor la alternativa de la JCA. “Todavía continúan las labores de evaluación de daños y limpieza”, acentuó.

Fue ayer que la presidenta de la Junta, Tania Vázquez Rivera, dijo en declaraciones escritas que en los “vertederos temporales creados” solo podría recibirse desperdicios o escombros generados a raíz del disturbio; y segregarlos en tres grupos: material vegetativo (ramas, árboles, hojas, etc.), escombros y desperdicios de enseres domésticos.

Vázquez Rivera puntualizó, de igual forma, que no se podrán acumular en estos centros desperdicios biomédicos, industriales, animales muertos ni ningún otro con capacidad de descomposición. Y destacó que aquellos ayuntamientos que se acojan a la dispensa deben tener un registro de los desperdicios y deberán cumplir con cualquier otro requerimiento o restricción que la Junta de Gobierno recomiende por otras resoluciones o inspecciones.

La resolución establece, además, que los centros de acopio deben estar ubicados en zonas de fácil acceso de forma que permitan la libre remoción de desperdicios o escombros; y donde no impidan el libre acceso del tránsito o transeúntes o que puedan generar algún peligro para la comunidad. Deben estar fuera de un radio de 100 pies de distancia de residencias, áreas de captación de cuerpos de agua u otras zonas sensitivas.

Por su parte, el director ejecutivo de la ADS, Antonio Rios Díaz, destacó que “los municipios deben solicitar autorización a la Junta de Calidad Ambiental conforme a la resolución emitida y notificarnos. Además, es importante señalar que los gobiernos municipales deben documentar el equipo y volumen llevado al centro creado y lugar final de proceso de disposición final.