Pocos ahorros y más contrataciones en el nuevo presupuesto de Ponce

La contratación de bufetes de abogados, relacionistas públicos, asesores de imagen, estrategas políticos, candidatos derrotados y donantes de campaña ha desangrado millones de dólares de arcas municipales en años recientes.

Foto archivo

Cualquier recorte, si alguno, que haga la administración de la alcaldesa María Meléndez Altiri como parte de su nuevo presupuesto 2018-2019, no afectará al selecto grupo de contratistas que por años se ha beneficiado de cuantiosos contratos en la Casa Alcaldía de Ponce.

Pese a estar inmerso en la peor crisis fiscal de su historia y mantener en una severa reducción de jornada a cientos de sus empleados, el ayuntamiento ponceño propone aumentar en más $700 mil su ya abultado gasto en contrataciones para “servicios profesionales”, durante el nuevo año fiscal que comienza el 1 de julio.

- Publicidad -

En 25 dependencias, incluyendo el Programa Head Start, la cantidad presupuestada para costear contratos de “servicios profesionales” y “servicios legales” externos supera los $2.5 millones.

El hallazgo surge de un análisis realizado por La Perla del Sural presupuesto propuesto por la administración municipal y que se discute desde hace días en la Legislatura Municipal. Meléndez Altieri recientemente anunció que no presentará su acostumbrado Mensaje de Presupuesto, como medida de “ahorro”.

El presupuesto consolidado propuesto de $131,093,346 representa un aumento de $313,231 comparado con el presupuesto vigente. De esto, $82,436,605 correspondería al fondo general, lo cual sería una merma de $297,355.

Aún así, los presupuestos de 11 dependencias municipales contemplan aumentos significativos en la partida de fondos designados para “servicios profesionales”.

De igual manera, los presupuestos asignados para servicios profesionales en otras 13 dependencias municipales permanecieron sin recorte alguno, pese al discurso público de la administración sobre sus gestiones de “austeridad”.

Tal y como ha documentado La Perla del Sur, la práctica de contratar personal externo para realizar tareas para los cuales el ayuntamiento ya cuenta con perso-nal en nómina ha desangrado millones de dólares de las atribuladas arcas municipales en años recientes.

Ejemplo reciente de esto ha sido contratación de la exvicealcalde de Guaynabo y aliada política de Meléndez Altieri, Aurialis Lozada Centeno, quien ha sido favorecida con $287,305 en contratos durante el actual año fiscal. El primero de estos fue concedido 43 días después del paso del huracán María.

A esto se suma la insistente contratación de bufetes de abogados de la zona metropolitana, relacionistas públicos, asesores de imagen, estrategas políticos, candidatos derrotados y donantes de campaña, a un costo millonario de fondos públicos.

“Por un lado alegan que están reduciendo los contratos, pero vemos entonces como aumentan las partidas para servicios profesionales, que no es otra cosa que contratos para los ‘amigos del alma’”, sentenció el portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Justiniano Díaz Maldonado.

“Las prioridades en el Municipio de Ponce continúan totalmente invertidas, aún en medio de la crisis fiscal. Ahí lo que se están buscando es beneficiar a los amigos”, recalcó.

Entre los aumentos presupuestarios para servicios profesionales se destaca una nueva asignación de $300,000 para la Oficina de Planificación y Desarrollo.

En la Oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas, se aumentó de $36,000 a $60,000 el presupuesto para contrataciones, mientras que en Turismo se duplicó, de $40,000 a $86,357.

En el Programa Head Start, se incrementó la cantidad asignada a las dos partidas de “servicios profesionales” en $164,391.

Otras dependencias con aumentos en sus presupuestos para servicios profesionales lo son: Manejo de Emergencia (+$100 mil), Informática y Tecnología (+$70,900) Control Ambiental (+$43,040), Salud (+$22,000), Recreación y Deportes (+$18,660), Vivienda (+$3,840) y Ordenación Territorial (+$1,800).

Asegurado los contratos de abogados

Por otra parte, en la Oficina de Servicios Legales se mantuvo intacto la asignación de $295,000 para “servicios legales”, cantidad que supera la cantidad asignada para el pago de la nómina combinada de empleados regulares y transitorios en esta dependencia.

En este renglón uno de los más beneficiados lo ha sido el bufete Cancio, Nadal, Rivera & Díaz, el cual llevó -sin éxito- el caso de la administración municipal que buscaba evitar la entrega de información pública de su nómina y contrataciones de personal.

Desde abril de 2009, solo esta firma ha recibido $2,006,400 en acuerdos de la administración de Meléndez Altieri.

“¿En que le beneficia a la ciudadanía que tengamos un bufete de San Juan como Cancio, Nadal, Rivera & Díaz atendiendo casos en Ponce? Eso le conviene a la Alcaldesa, pero no a los ciudadanos”, sentenció.

“Muchos de estos contratos son totalmente innecesarios y redundantes”, añadió. “Es ilógico e irresponsable”.

“Prioridades invertidas”

Por último, el incremento en asignaciones para servicios profesionales parece contrastar con la limitada consignación de recursos para atender algunos de los problemas principales del ayuntamiento, incluyendo el mal estado de instalaciones municipales y la falta de equipo.

A modo de ejemplo, los $60,000 asignados para servicios profesionales en la Oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas superan los $30,000 provistos para “compra de equipo” en Obras Públicas y los $22,400 designados para “reparación y mantenimiento de vehículos” en la Policía Municipal.

En el caso de la uniformada, se incluye además un recorte de 50 por ciento en su asignación para “mantenimiento de equipo”, de $40,000 a $20,000.

“El problema no es que la flota de vehículos de la Policía Municipal está en malas condiciones, es que simplemente ya no hay vehículos”, denunció. “La oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas es para resaltar la imagen de la Alcaldesa. Esa no es una prioridad en un momento en que el Municipio está en quiebra”.

De igual forma, los presupuestos de las oficinas de Cultura y Educación Municipal no incluyen designaciones especificas de fondos para la “reparación y mantenimiento de estructuras”. En el caso de Educación, tampoco se separó fondos para “compra de equipo” o “materiales de oficina”, mientras que se asignó solo $200 para “adiestramientos”.

“La imprenta del Municipio no tiene tinta, no tiene papel. Hay dependencias que ni siquiera tienen papel de inodoro. Esas cosas muchas veces las terminan comprando los mismos directores. ¿Cómo es que yo llego a una oficina a las 2:00 de la tarde y no hay quien me atienda por la reducción de jornada, pero hay contratistas por ahí cobrando a manos llenas?”, preguntó Díaz Maldonado.

“Mira las condiciones del Parque Ceremonial Indígena de Tibes, La Concha Acústica, el Museo de la Historia de Ponce, El Panteón Nacional Román Baldorioty de Castro, el Parque Monagas y La Guancha. Ellos no incluyen nada en el presupuesto, esperando que FEMA lo pague todo. ¿Y si FEMA paga en 10 años? ¿Ellos no van a hacer nada con eso en 10 años? Una cosa es que ellos soliciten los fondos y otra cosa es que FEMA diga que sí”, continuó.

“Todo el mundo sabe que los servicios directos a los ciudadanos se han visto afectados. Para cosas tan sencillas como la compra de materiales, limpieza y atender al público no hay dinero, pero para la exvicealcaldesa de Guaynabo, para los amigos asesores y los bufetes, para ellos siempre aparece el dinero”, concluyó.