Por cuentagotas el avance en el Puerto de Las Américas

A seis meses de que el gobierno celebrara un contrato con la empresa asiática PORTEK para desencallar del marasmo al Puerto de Las Américas (PLA), poco se ha logrado.

Como reconoció a La Perla del Sur el director ejecutivo de la Autoridad del Puerto de Ponce (APP), Carlos Iván Mejía Algarín, al presente las partes presuntamente afinan el plan de mercadeo que serviría como magneto para atraer navieras al terminal sureño.

- Publicidad -

Asimismo, el director ejecutivo reconoció que no fue hasta días atrás que dos ejecutivos claves de Portek pudieron asegurar visas de trabajo para establecerse en la isla.

Aun así, Mejía Algarín insistió que el proceso no está retrasado y reiteró estar confiado en que este año comenzarán a llegar barcos de carga al terminal sureño.

“Se ha continuado trabajando y nuestras proyecciones no han cambiado”, planteó Mejía Algarín. “Lo que pase este año, lo que pase en el 2017 y el 2018, va a ser el resultado de lo que se está haciendo en este momento”.

Según explicó, entre los meses de septiembre y diciembre de 2015 Portek comenzó su proceso de movilización, produjo un plan de gastos para mejoras capitales en el Puerto y comisionó la última fase del plan de mercadeo a la firma inglesa Ocean Shipping Consultants.

Una versión preliminar de este plan se entregó a la APP en diciembre, pero no ha sido divulgado públicamente.

A tres años

De acuerdo con el Informe Trimestral de la APP presentado el pasado mes de diciembre, Portek también entregó una versión preliminar de la Estrategia de Comercialización para el PLA, que incluye tres etapas de desarrollo a corto, mediano y largo plazo.

Esto, con miras a convertirlo en “un centro de distribución regional e internacional durante los próximos tres años”.

Inicialmente, la estrategia será convertir el Puerto en la opción preferida de exportadores e importadores, incluyendo el movimiento de carga suelta.

Luego posicionar al PLA como el “portal portuario de preferencia en Puerto Rico” y como centro de distribución a los Estados Unidos. Por último, se promovería el terminal como líder de trasbordo en la región.

A tono con el plan, Mejía Algarín aseguró que durante el segundo trimestre del año (abril a junio) contempla presentar una oferta del puerto a potenciales clientes locales e internacionales, con miras a establecer acuerdos de negocios.

El funcionario sostuvo además que durante marzo espera completar el acuerdo con la administración de la alcaldesa María Meléndez Altieri para la transferencia de los activos portuarios municipales a la APP, gestión que lleva más de dos años en trámite.

“Ver para creer”

Las proyecciones del director ejecutivo, sin embargo, no fueron suficientes para convencer a algunos integrantes de la Coalición del Sur, un colectivo multisectorial compuesto por líderes políticos y empresariales de la zona sur, que aboga por el desarrollo pleno del PLA.

“Es muy probable que estén bien atrasados o fatalmente atrasados para cumplir con la promesa de Alberto Bacó de que en el año 2016 van a llegar barcos”, declaró uno de sus integrantes, Rolando Emmanuelli Jiménez.

“Si ellos todavía no han empezado a trabajar de lleno ahí, yo no veo posibilidades de que puedan lograr eso. Hay mucho escepticismo”, continuó el abogado.

La Coalición del Sur se reunió el pasado 17 de febrero con Mejía Algarín para discutir el estado de situación del PLA y para reclamar mayor apertura sobre las acciones de la APP y Portek.

“El que ellos mantengan un velo de secretividad en torno a los potenciales negocios que van a traer aquí, lo que va a hacer es que no nos podamos enlazar a esos negocios y no podamos crear valor añadido”, expuso Emmanuelli Jiménez. “El problema, precisamente, es que a estas alturas del juego no nos dicen nada concreto. Solo hay generalidades”.

A manejar expectativas

No obstante, Mejía Algarín urgió cautela y paciencia.

“La expectativa de que algo ocurra, de cero a cierto nivel en pocos meses no es realista. Esa es la expectativa que hay que manejar en el público”, planteó.

“La realidad de cómo esto funciona es que el puerto tiene que ir creciendo de cero hasta llegar a otros niveles. Yo no quiero crear falsas expectativas”, añadió.

Aunque aclaró que la APP sí busca incorporar barcos Post-Panamax a las operaciones del puerto, Mejía Algarín afirmó que su prioridad inmediata es sumar carga, sin importar el tipo o tamaño de su transporte.

“El Puerto tiene que crecer, y en la parte de contenedores está en cero. Así que la propuesta más razonable y realista es trabajar para comenzar a traer nuevos clientes al Puerto y aumentar el nivel de carga. En ese proceso, el tipo de barco no es lo más importante”, argumentó.

“Lo importante aquí no es que llegue (el barco) Post-Panamax, es que empiece a aumentar el volumen de carga en el Puerto y comience un proceso de crecimiento sostenido durante los próximos años”, continuó. “Para llegar a ‘grandes ligas’, hay que ir superando cada una de las otras ligas primero”.