Manifestación en contra del depósito de cenizas en Peñuelas

Foto: Jason Rodríguez Grafal

PEÑUELAS – Luego de una fuerte lucha para cesar el depósito de cenizas tóxicas en el vertedero de Peñuelas Valley Landfill (PVL), ubicado en el sector Tallaboa, las operaciones se reanudaron nuevamente el lunes, según se informó.

“Nuevamente podemos ver como las autoridades han operado a favor de los grandes intereses, cuando la comunidad ha demostrado un rechazo contundente por medio de la vía legal, como en la opinión pública. Aun así, se atropella la salud de todos y todas las ciudadanas de la comunidad”, dijo Diego Vega en declaraciones escritas.

- Publicidad -

Explicó que en el mes de octubre, el Tribunal Superior de Ponce validó la ordenanza Municipal Número 13, la cual prohíbe el depósito de cenizas en Peñuelas y en la mayoría de los municipios puertorriqueños. Sin embargo, poco pasadas las elecciones, se evaluó y modificó el caso de las cenizas venenosas en el Tribunal de Apelaciones, y se determinó que la compañía AES continuará depositando sus desperdicios en el vertedero PVL y en Humacao. En contra propuesta, los abogados del Campamento en Contra de las Cenizas de Carbón sometieron una apelación en contra del depósito, paralizando el caso, lo cual impide que las cenizas sean depositadas legalmente.

La Policía se encuentra en los predios, defendiendo la entrada de los camiones, aún con el conocimiento de la ilegalidad de la situación.

Mencionó que actualmente se encuentran 78 camiones, confirmados, llenos de toneladas de las cenizas tóxicas de carbón, listos para depositar en el vertedero y continuar el atropello de la salud de los y las residentes de Tallaboa Encarnación.

“No obstante, la comunidad se encuentra en pie de lucha por su bienestar y la del medio ambiente, paralizando las vías hacia el vertedero”, dijo.

“En respuesta a estas acciones, la Policía de Puerto Rico amenaza con una orden de arresto por obstrucción al tránsito”, añadió.

“Importante recalcar que la compañía AES produce energía en base a la quema de carbón y solo provee a la Autoridad de Energía Eléctrica un 15 por ciento de lo que produce. Incluso, parte de los acuerdos que tenían AES y el gobierno de Puerto Rico, era que la empresa podía establecerse en la isla con la condición de depositar las cenizas fuera del territorio. AES no beneficia la economía en Puerto Rico, más bien enferma el medio ambiente y a nuestra gente”, comentó Walter García, simpatizante de la lucha en Peñuelas.