Podría seguir adelante madre de niños asesinados en Ponce

Foto: Facebook

Hace dos semanas, el País se estremeció con la muerte de tres hermanitos, presuntamente, a manos de su padre, quien después se suicidó, colgándose del alero de su casa en la urbanización Jacaranda de Ponce. Su madre se encontraba en el exterior por motivos de trabajo.

Luego de esta tragedia, son muchos los que se preguntan si Martins Da Rocha podrá seguir adelante sin sus tres pequeños, los que, alegadamente, murieron estrangulados a manos de Erick Seguinot, su padre.

- Publicidad -

Para el psicólogo clínico Miguel A. Pagán, el que Martins Da Rocha, quien es propietaria de una clínica de estética en la Ciudad Señorial, pueda continuar con su vida cotidiana, “sí” es posible, pero con “mucha ayuda”.

“Ella va a desarrollar un cuadro clínico de trauma…”, prevé Pagán, quien tiene 33 años de experiencia en psicología.

Y es que, de acuerdo al doctor, cuando una persona pierde a un hijo por una enfermedad, se afecta mucho, pero durante el proceso se crea “comprensión” y, finalmente, “aceptación”.

“Pero, cuando es así, que ocurre así de una manera tan violenta, asesinato, pues es ya más traumatizante”, expresó el doctor.

El profesional de la salud dijo que ella pudiese desarrollar un Trastorno de Estrés Postraumático, por lo que, por ejemplo, le estarían afectando las noticias de muertes mucho más que a una persona que no haya pasado por un trauma como ella.

Todo dependerá, según dijo, de la “estructura psíquica de ella”, su vulnerabilidad, la fortaleza que tenga, la ayuda que reciba y “los años” que pasen.

Pagán aseguró que una situación como la que está pasando esta madre, “le ha pasado a mucha gente, que han perdido sus familias enteras”.

“Eso es parte de la vida, de momento tú estás en el gozo y la felicidad, y en cualquier momento te puedes encontrar en el peor de los sufrimientos, en el sufrimiento más extremo inimaginable”, sostuvo.

No obstante, Pagán opinó que Martins Da Rocha, quien tiene a su familia en Brasil, debe estar en “vigilancia suicida”, por el tiempo que establezca el profesional que la esté atendiendo, puesto que para él, ella debe tener terapia tanto psicología como psiquiátrica luego de la tragedia que le ha tocado vivir.

También, recomendó la creación de “una red de apoyo en la comunidad, (para) que ella siempre esté acompañada”.

“Ella perdió algo muy precioso y muy sagrado”, lamentó finalmente el experto en psicología.

El pasado sábado, la brasileña Marlene Martins Da Rocha, madre de los niños, participó de una misa en Ponce, donde se vio afectada y muy triste por lo sucedido. Allí los presentes se acercaron a ella, para darle muestras de solidaridad y comprensión en medio de su dolor. A los tres niños: Erick (10 años), Eileen (8 años) y Emanuelli (6 años); le dieron cristiana sepultura la semana pasada.