Alcalde de Santa Isabel justifica demora de entrega de informes financieros

Enrique Questell Alvarado (foto archivo)

SANTA ISABEL- El alcalde de Santa Isabel, Enrique Questell, atribuyó el lunes a la burocracia del sistema la dilación en la entrega de informes financieros y lamentó la divulgación de la información usando como criterio un parámetro procesal para “juzgar” su gestión como servidor de Santa Isabel.

“Debieron llamar a cada uno de los compañeros alcaldes para identificar las razones de esta demora burocrática. Estoy completamente seguro que todos, populares y penepés tienen razones validas y de gran peso. Yo tengo las mías y con toda probabilidad algunas de ellas concuerden con las de mis colegas. Conozco algunos de ellos y sé que han dado su vida por su pueblo y han sacrificado horas de descanso y vida familiar. Su prioridad ha sido mantener sus centros de salud sirviendo de forma excelente, sostener un sistema eficiente de recogido de desperdicios, promover el desarrollo económico para incrementar la oferta de empleo y suplir las necesidades más apremiantes de nuestro pueblo. Ese es también mi norte”, manifestó Questell en un parte de prensa.

- Publicidad -

“Puerto Rico está cansado de las opiniones parcializadas y miopes, o cortas de vista, de pequeños grupos buscando protagonismo y/o sosteniendo agendas politiqueras cómodamente sentados en una oficina desde San Juan. Doy gracias Dios que mi pueblo de Santa Isabel es muy sabio y sabe distinguir entre las voces acusadoras de los oportunistas y el testimonio o trayectoria de trabajo de este servidor”, remachó.

Además, expresó que compañeros de su partido le preguntan cómo me ha podido sostener durante los pasados años con un gobierno central en su contra  y la peor crisis fiscal por la que atraviesa Puerto Rico.

“Mi contestación es simple; soy un hombre de pueblo que me he concentrado en servir sin mirar colores políticos, conozco y he vivido personalmente las necesidades de mi gente y me enfoco suplir las mismas y he aprendido a confiar en Dios que es el que me sostiene”, señaló.

Según el alcalde, la demora en cumplir con el proceso de entregar copia de los estados financieros se debió al necesario proceso de capacitación al personal. Describió el mismo como uno extenso que requirió empezar de cero por las renuncias del personal y/o porque estos no cumplieron con las expectativas. Además, mencionó que hay un alto nivel de apatía por los cambios en el proceso y el uso de la nueva tecnología.

El ejecutivo santaisabelino también mencionó el dramático recorte de fondos por parte del gobierno central. Incluso, detalló que el quitarle el cobro del IVU, para garantizar las deudas de ellos, provocó mayor reducción de recursos.

Indicó que la prioridad era mantener el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) operando y que ninguno de los servicios al pueblo se viera afectado. Además, dijo que limitaron la contratación de personal de finanzas y el personal existente tuvo que hacerse cargo de todas las tareas.

Asimismo, alegó que los fondos que identificaron y asignaron para fortalecer el Departamento de Finanzas y Auditoría Interna están siendo retenidos ilegalmente por el BGF. “Tenemos 1.3 millones de dólares congelados en el BGF desde enero de 2016 y la Ley de moratoria del actual Gobernador dio inmunidad a la apropiación ilegal del dinero del pueblo de Santa Isabel”, dijo.

De otra parte, mencionó que la implantación del nuevo sistema en el área de recaudaciones por el personal de carrera existente no fue efectivo. Sostuvo que hubo que invertir tiempo considerable para corregir las decenas de errores cometidos y que le pidió a la Oficina del Contralor que dieran énfasis especial a esta área en su nueva auditoría, a la que accedieron.

También dijo que la pasada intervención de la Oficina del Contralor se extendió por más de un año y retrasó el trabajo administrativo y de contabilidad y que tuvo que asistirle con el limitado grupo de personal administrativo.

“Gracias a Dios, los auditores están completando su auditoría y emitirán los estados financieros el 31 de octubre o antes. Hemos adelantado también los trabajos del Single Audit del año fiscal 2015-16 y lo estaremos emitiendo el 30 de diciembre de 2016, tres meses antes de su vencimiento. Estamos seguros que serán muchos los municipios que implantaron el sistema en el pasado año fiscal que no podrán cumplir con el proceso de completar los estados financieros a tiempo. No porque no quieran, sino porque han tenido y tienen que enfrentar el lento y complicado proceso de implantar una nueva tecnología y modificar actitudes”, detalló Questell.