Inmutable la retórica de los aspirantes a la gobernación en debate en Ponce

Foto: Florentino Velázquez | La Perla del Sur

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PONCE- Los seis aspirantes a la gobernación mantuvieron hoy, en el #DebatePonce, la estrategia de discurso que utilizaron en los dos encuentros previos.

- Publicidad -

Allí, en el Complejo Ferial de la Ciudad Señorial, ante decenas de personas que no pudieron evitar vitorear al candidato de su preferencia, hablaron de indignación, fanatismo, alternativas, progreso, igualdad, planes fiscales, educación, transparencia y dignidad.

El toma y dame no faltó. Desde el saludo inicial, el doctor Ricardo Rosselló reiteró que “la administración García Padilla y Bernier” era responsable de diversidad de complejidades actuales. Por su parte, la candidata independiente Alexandra Lúgaro tronó contra los presentes por aplaudir por quienes, a su entender, no representan los mejores intereses de la Isla.

“Me encantaría que estos debates pudieran darse sin que ustedes pudieran ver nuestros rostros o identificar nuestras voces…Estoy segura que terminarían aplaudiendo por un candidato totalmente distinto al que llegaron aplaudiendo en el día de hoy”, especificó de entrada.

Comentarios similares expuso la candidata por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, quien no tachó a los Partidos Nuevo Progresista (PNP) y Popular Democrático (PPD) como “culpables de la corrupción, la crisis y el deterioro del País”. En todo momento, la candidata reafirmó su rechazo absoluto a la recién impuesta Junta Federal de Control Fiscal (JCF) y dijo que, para sus miembros, de ser electa, no ofrecería ni un vaso de agua ni un papel.

Así las cosas, prosiguió el debate moderado por las periodistas Mardelis Jusino, Carmen Jovet y Aiola Virella.

El candidato independiente Manuel Cidre se presentó ante todos como un líder empresario capaz de transformar, pero también de acatarse a órdenes. Cuando se le cuestionó sobre cómo trabajaría bajo la sombra de la JCF, luego de haber sido jefe por tantos años, indicó que él sabe rendir cuentas porque empezó como cualquier pequeño comerciante en su panadería arecibeña.

“La Junta de Control fiscal no viene con dinero, viene a retarnos”, agregó dejando saber así que continúa dispuesto a laborar con este ente estadounidense. Seguidamente, Cidre mencionó que las fortalezas de Puerto Rico son la industria aeroespacial, la agricultura, el turismo -que incluya a Vieques y Culebra- y la producción de medicamentos genéricos y bioequivalentes.

En el caso del doctor Rafael Bernabe, candidato por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT), este hizo hincapié en apoyar a la clase trabajadora con iniciativas internas y con la redistribución de riquezas. Desde que tuvo la palabra denunció que el apagón del pasado 21 de septiembre “era un desastre anunciado”, que “tanto los trabajadores como sus organizaciones advirtieron que los ahorros de Lisa Donahue iban a llevar al desastre”.

“En Puerto Rico se gobierna sin escuchar a los trabajadores”, puntualizó.

Mientras el candidato por el PPD, el exsecretario de Estado David Bernier, se mostró como el baluarte de los pensionados. Moldeó su retórica a sus años en Ponce, a los beneficios del desarrollo regional, a defender el “ELA no colonial” y a responder a los ataques del contrincante PNP.

En medio del debate, se dirigió a Ricardo Rosselló para indicarle que Luis A. Ferré, padre fundador del PNP, estuvo dispuesto a trabajar en equipo para avanzar el crecimiento del País. Recalcó que un gran líder no es un fanático político dando como ejemplo el fenecido alcalde ponceño Rafael Cordero Santiago, mejor conocido como “Churumba”.

A este señalamiento, Rosselló respondió que, si lo tildan de fanático, es por aclamar “la igualdad para Puerto Rico”. El hijo del exgobernador Pedro Roselló, repitió en varias ocasiones que trabajará con transparencia desde el día uno, que llevará a cabo estrategias federales y locales para el desarrollo de la economía y que no despedirá empleados públicos. De igual forma, mencionó en varias ocasiones que lucha por el Puerto Rico que quiere para su pequeña, Beatriz. Prometió que va a crear “80,000 empleos aquí y ahora”.

Por su parte, la licenciada Lúgaro propuso la reducción de 78 municipios a ocho regiones administrativas, además, la creación incesante de propuestas para que no se pierdan oportunidades de adquisición de fondos federales.

La candidata acentuó que la deuda va a ser tan grande para el año 2030 que el Gobierno gastará 41 centavos por cada dólar que produzca. Como solución, mencionó la “consolidación de agencias, funciones y plazas”, igualmente, la inversión extranjera en el área tecnológica. A su entender, eso desembocará en nuevos empleos ya que, sostuvo, la manufactura ha dejado de ser efectiva por los altos costos de energía y de labor.

Lúgaro consideró como ventaja el no pertenecer a ningún partido porque la Legislatura actuará sin gestionar hacerla “lucir mal”.

Este último punto fue, en cierto sentido, invalidado por el profesor Bernabé, quien aseguró que dentro de su partido hay personas de múltiples preferencias ideológico-partidista, mas pueden remar en una misma dirección.

Sobre la propuesta contributiva 245ª, enmienda al Código de Rentas interno avalada por Bernier y expuesta al Congreso recientemente, María de Lourdes Santiago remachó su oposición. Insistió en que la acción solo intensifica el “mantengo corporativo”. La candidata está en contra de que se trabaje a favor de las empresas norteamericanas e indicó que ese modelo, similar al de la Sección 936, es uno caducado.

Similarmente, manifestó que la exoneración de las leyes de cabotaje al Puerto de Ponce, como propone el candidato PPD a la alcaldía de mencionado municipio, Víctor Vasallo, privilegiaría un sector específico. “Ponce es Ponce, pero el parking también necesita que se le libere de las leyes de cabotaje”, salpicó.

Por otro lado, Rafael Bernabe, culpó a Pedro Rosselló por “el desastre de la privatización” del sistema de salud pública e instó a copiar los ejemplos de otros países con sistemas de salud funcionales como Canadá.